miércoles, 6 de febrero de 2008

La deriva de Scott Walker


Best Of Both Worlds *

Best Of Both Worlds, That's what you want All your own way,
That's not my way And I won't share you, I couldn't fare to It's
time for you to choose Which one you'd rather loose Could you
love me, And forget me Are you sorry, That you've met me? What
we've been through, Means nothing to you I can't satisfy you You
want Best Of Both Worlds Make your fickle mind up I won't stay
while you enjoy Best of Both Worlds I have loved you Since I
found you You belong here, Just look around you Keep your true
love, Or take your new love You must choose between us, You want
Best Of Both Worlds Make your fickle mind up I won't stay while
you enjoy Best Of Both Worlds You've got to choose between us
You just can't have the two of us Make your fickle mind up I
won't stay while you enjoy Best of Both Worlds Best of Both
Worlds Best of Both Worlds Best of Both Worlds

* Canción escrita por M. London y Dan Black, pertenciente al segundo disco de Scott Walker, "Scott 2", de 1968.

______________________

El gesto de Scott Walker es la historia de la relación de los personajes con su alimento. A ver: cuando se escribe se lo hace con algún aditivo, un plus de mantenimiento en la inscripción y así la escritura se vuelve cosa exponencial al deseo creativo. Donde se come no se escribe. O mejor: donde no se puede escribir no hay manera de alimentar cierta sustancialidad que uno busca como agua en el desierto. El alimento es la escritura, y la música, por momentos, trabaja como una rueda de auxilio a la mecánica creativa. Todo proceso estético es una aproximación a la validez, por eso el escritor y también el músico, elabora sus códigos desde el registro de lo no válido, y de ahí en más, todo se refuncionaliza. Me pasa ídem con cualquier disco de Scott, en este caso. Escuchar Best of Both Worlds mientras se intenta darle forma a un texto, es una tarea que recomiendo. Existe en este tema una teatralidad funcional a la escritura. A medida que avanza la canción se incrementa una carga de epicidad, sólo controlada por la aparición de una voz que podría desmantelarse, y a la vez consigue ser una cámara anecoica; es decir: una voz aislada del exterior, cubierta con cuñas en forma de piramide, con la pasión apoyada sobra la pared de la garganta. La voz absorbe los sonidos y después, claro, parece refractarlos, pero directo hacia nosotros. La densidad de esa voz trabaja los puntos altos hasta quebrarlos, luego hacerlos descender y mostrarlos como una manifestación de la fragilidad humana. Scott nos vuelve sensibles, listos para la escritura. No veo una forma mejor de escurrir ese sentimiento. Cuando se dice "este tema me traspasa el alma", significa que en algún momento fuimos "flechados" por un cupido vestido de crooner, al que poco le importa los efectos que en carne ajena provoca la proximidad epitelial de sus tonos. No basta con emocionarse; también habrá que trabajar sobre las emociones que un tema como Best of Both Worlds nos ofrece como nuestro. Escúchense en él. No teman desmoronarse en su deriva.

Como no tenemos a mano Best of Both Worlds, nos conformamos con Jackie, una canción del segundo trabajo de Scott Walker, de 1968.

2 comentarios:

carloncho dijo...

Scott Walker!!, si escucho "Bolivia" o algun otro tema del Cd que tengo, mas que una apuesta a una contextualización con mi escritura, o una sensibilización del acto de escribir, asoma el suicidio...

Mario Arteca dijo...

Bueno, no te lo tomés así. La verdad es que a mí me gusta escribir tanto con esta música como con algo furioso de la Velvet, el primer John Martyn, o el Lou Reed, de Blue Mask. Y bien, eso de la contextualización es un forma de acompañarse, nada más. Bárbaro, espero que el próximo la pegue, y si no, válido lo tuyo, Carlonchp. Un abrazo.