sábado, 9 de febrero de 2008

La Plata no es Curitiba, y Pablo Bruera no es Jaime Lerner *

El juegos de las diferencias

El proyecto de Jaime Lerner de transformación urbana y del transporte en Curitiba

LA IMPORTANCIA DE LOS AUTOBUSES EN LAS CIUDADES
La importancia de los autobuses en las ciudades es uno de los grandes problemas urbanos actuales en la movilidad de la gente, que necesita ser realizada de manera rápida, con comodidad y bajo costo. El autobús continúa siendo, para gran parte de la población de las grandes ciudades que vienen creciendo rápida y desordenadamente, el único medio de transporte viable. El transporte urbano, con excepciones raras, ayuda a este crecimiento desordenado. El resultado ha sido una confusión de líneas, operando con gran perdida de tiempo y de costes, con elevados daños económicos y ambientales, principalmente, afectando a la vida de los usuarios, que llegan hasta perder el 30 por ciento de su tiempo útil. La capacidad de la inversión de las ciudades, por ejemplo, en líneas de metro o de avenidas nuevas, está cada día más limitada en los países desarrollados. Las ciudades no pueden esperar décadas para ofrecer calidad en la movilidad de sus ciudadanos. El futuro del transporte urbano pasa por la implantación de nuevos sistemas de locomoción en superficie. Esto no significa, sin embargo, que las ciudades deban olvidarse de los subterráneos.
El transporte subterráneo necesita exactamente de un buen sistema complementario en la superficie. Entre las 400 ciudades del planeta con más de 1.000.000 de habitantes, un tercio de ellas posee líneas de metro. Esto es un indicador que refleja las dificultades de su implantación y, al mismo tiempo, del potencial inmenso para planear nuevos sistemas más viables en superficie. Los sistemas en superficie, en general, no necesitan subsidios públicos y previenen del aumento de tarifa. Así, favorecen las interacciones publico-privadas, desarrollando posibilidades que optimicen el funcionamiento operacional del transporte y de la mejora consiguiente de la calidad de la vida de los ciudadanos en centros urbanos. Un buen sistema de transporte puede funcionar como un ' subterráneo de superficie ', y debe tener como elementos básicos:

- Autobús de gran capacidad (articulados o más grandes), rodando de forma exclusiva en las zonas de mayor demanda.
- Terminales que conecten con zonas de baja demanda en transporte público.
- Embarco y desembarco de los pasajeros a nivel, a través de plataformas elevadas, a la misma altura que las puertas de los autobuses.
- Pago adelantado de la tarifa, con el control del acceso a las altas plataformas de las estaciones o de los terminales.
- Integración de la tarifa: permitiendo que le pasajero utilice más de una línea con el abono de una única tarifa.




BENEFICIOS
Sostenibilidad- Bajo coste operacional, permitiendo tarifas accesibles sin necesidad de subsidios públicos.
Economía del Tiempo- Aumento del tiempo de velocidad comercial, para un promedio de 25Km./h en las líneas con paradas, pudiendo llegar un promedio de 40 Km./h en las líneas directas; esta mayor velocidad puede representar una hora menos por día en el tiempo que cada pasajero pasa en sus desplazamientos.
Economía de Costes- Menor inversión del coste en flota: menos capital a remunerar; poca cantidad de vehículos: menos personal; mayor velocidad: productividad más elevada.
Medio Ambiente- Disminución del uso global del automóvil y en consecuencia disminución global de la polución atmosférica.
El sistema del transporte como inductor del crecimiento de la ciudad- El transporte puede tener un papel ordenador de la ciudad. Una red de transportes organizada y eficiente puede inducir a un correcto crecimiento de la ciudad y ofrecer vectores adecuados a la localización de residencias, centros comerciales, servicios y equipamientos urbanos.



______________________
Una entrevista** a Jaime Lerner

Jaime Lerner propone mejorar la ciudad mediante la "acupuntura"
El arquitecto brasileño apuesta por el transporte en superficie

"Una ciudad puede cambiar en dos años, no importa la escala ni los recursos financieros. Sin interferir en la planificación general se pueden realizar actuaciones rápidas de mejora en puntos concretos, es lo que yo denomino "acupuntura urbana". El arquitecto y político brasileño Jaime Lerner, que fue alcalde durante tres mandatos de Curitiba, la capital del Estado de Paraná del que también fue elegido gobernador en dos ocasiones, estuvo en Barcelona para presentar la traducción al castellano, editado por el Instituto de Arquitectura Avanzada de Barcelona, de su libro Acupuntura urbana.
"Una vez discutido el proyecto, la ejecución tiene que ser lo más rápida posible"
"La ciudad no es el problema, la ciudad es la solución". Éste es el gran lema de este arquitecto experimentado que asegura que "nunca fui más arquitecto que cuando fui alcalde". El libro, un pequeño pero esclarecedor ensayo hecho de múltiples reflexiones nada académicas sobre el fenómeno urbano, surgió, explicó Lerner, de "una angustia sobre el retraso en las soluciones respecto a las ciudades. Durante muchos años me han invitado a hablar sobre los problemas de las ciudades, pero pocas veces sobre las soluciones. Creo que se puede cambiar una ciudad a mejor en poco tiempo". Poner un museo en una zona degradada, ajardinar una plaza, peatonizar un eje viario o construir un teatro en una vieja cantera son algunos de los ejemplos que utiliza.
Lerner será uno de los ponentes estrella de la conferencia World Sustainable Building que se celebrará el próximo mes de septiembre en Tokio, en donde hablará de la ciudad sostenible. "Da igual la estructura de la ciudad, lo que hay que tener muy claro es de qué vive la gente y cuáles son sus necesidades para vivir y trabajar. Lo más sotenible es no gastar energía yendo de una función a otra, se trata de mezclar usos". Su ciudad, Curitiba, saltó a la fama gracias al revolucionario sistema de transporte que implantó consistente en "metronizar el autobús". Utilizando las calles existentes, se diseñó un circuito de carriles exclusivos para autobuses (cuyo diseño biarticulado también ha sido muy imitado) y un sistema de estaciones tubo en las que el usuario paga cuando entra. La estación y el autobús están al mismo nivel, no hay escalón, lo que facilita el acceso y hace el servicio más rápido.
"Empezamos con 25.000 pasajeros al día y hoy tenemos dos millones", comenta orgulloso. "La capacidad es de 300 pasajeros por bus que circulan con una frecuencia de uno a tres minutos y, según que líneas o estaciones, incluso de 30 segundos. Transportamos 18.000 pasajeros a la hora. Es un sistema que permite transportar más pasajeros y que es cien veces más barato que un metro. Ahora mismo, Nueva York está volviendo a plantearse construir otra línea de metro que requerirá una inversión de 4.000 millones de dólares y no se prevé que pueda acabarse hasta el 2021. Y esa línea no transportará más pasajeros que el bus que pasa por delante de mi casa. Defiendo la tesis de que el futuro está en la superficie".
Le gusta explicar a Lerner que el coche es necesario si se utiliza bien. "Es como una suegra mecánica, tienes que tener buenas relaciones con ella pero no puede controlar tu vida", indica en una frase que también se ha convertido en uno de sus lemas recurrentes. "Todo es bueno, tener metro, un buen sistema de superficie, taxis, bicicleta y coches", comenta. "Pero lo importante es que todos no compitan por el mismo espacio".
Sobre la sostenibilidad, afirma que a veces se quiere complicar demasiado. "Es muy sencillo, se trata de calcular lo que se ahorra y lo que se desperdicia. Si el desperdicio es cero la sostenibilidad es infinita. De lo que se trata es de ahorrar cada vez más y reaprovechar al máximo. En general, siempre digo que hay tres cosas mínimas que ya son de mucha ayuda: utilizar menos el coche, separar la basura y vivir cerca del trabajo". Y recurre a otros ejemplos de su ciudad en la que, indica, en 1971 había medio metro de verde por habitante y ahora, aunque la población se ha triplicado, la proporción es de 51,50 metros cuadrados"
Y asegura que hay que hacer las cosas rápido. "Hicimos una calle peatonal en 72 horas. Antes había habido oposición al proyecto pero una vez lo probaron estaban todos encantados", afirma. "Una vez superada la discusión previa, la ejecución tiene que ser rápida para sortear la propia burocracia administrativa, la utilización política y también nuestra propia inseguridad. A veces tenemos buenas ideas, pero con el tiempo empiezan las dudas y nos olvidamos que es un proceso que se puede corregir siempre. Es como un compromiso con la imperfección, no se pueden tener todas las respuestas antes porque entonces limitamos la creatividad. Y hacerlo rápido no quiere decir hacerlas mal. Pero la gente que busca siempre el consenso acaba perdido en reuniones interminables que no arreglan nada".
____________________________
* Jaime Lerner (Curitiba, 1937) es un arquitecto, urbanista y político brsileño. Destaca por su labor urbanística en su ciudad natal, de la cual fue alcalde en tres ocasiones, y gobernador del estado de Paraná en dos ocasiones. Entre otras cosas, la implementación de las ideas de Lerner, llevaron a Curitiba a ser considerada en 2002 como una de las cinco ciudades más modernas del mundo. Durante las últimas tres décadas, y en parte gracias a la administración de Lerner, ha habido en Curitiba un impacto urbano de dimensiones tales que la ciudad se ha colocado en el primer plano de referencia en cuanto a planeación urbana, transportes, cuidado del medio ambiente, y programas sociales.
En su primer gestión como alcalde, implantó el Sistema Integrado de Transporte Colectivo, que sirvió de modelo para muchos otros sistemas en otros países, como el Transmilenio. El sistema es actualmente denominado RIT (Red integrada de Transporte).
Adicionalmente a Curitiba, Lerner ha participado también en la elaboración de planes de desarrollo urbano para las ciudades de Rio de Janeiro, Sao Paulo, Recife, Salvador, Niterói, Natal, Aracaju, Goiânia y Campo Grande. Además, ha dado asesoría a Shanghai, San Juan, Caracas, La Habana y Seúl.

Pablo Bruera es el actual intendente de La Plata. Es abogado. Sucedió a Julio Alak, también abogado, quien implementara sin éxito conocido, en la capital de la provincia de Buenos Aires, el Sistema Único de Transporte (SUT). La ciudad de La Plata es un caos de personas en buscan de llegar como se pueda a sus labores, porque la orfandad del sistema de transportes es tan notoria como el cometa McNaught que cae sobre el cielo platense y la Catedral local. Se esperaba un gran cambio con la puesta en marcha del SUT, pero lo cierto es que la empresa dejo de tener usuarios para cosechar pacientes involuntarios. Todos quienes tuvieron alguna responsabilidad institucional en La Plata en los últimos diecisiete años, incluido, obviamente, el intendente Alak, son ejecutores (con orquesta estable) del cataclismo urbano en una ciudad de casi 700 mil habitantes, y en donde cada día la falta de imaginación para resolver cuestiones políticas, sociales y urbanísticas promueve su invaluable aporte al stress general. Nada sabemos sobre lo que piensa o pensará hacer el nuevo jefe comunal sobre este punto, no sea cosa que su mandato se vuelva en contra nuestro, es decir, (des)comunal contra la población. Pero no nos adelantemos a las quejas: el nuevo intendente tiene gran conocimiento del tema. Sí, Pablo Bruera conoce bien el ítem referido al SUT. Sin embargo, cuando era concejal no pudo (no supo, no quiso) frenar el desguace de la mínima red de circulación de transporte de pasajeros que existía en nuestra ciudad. Es verdad, las unidades y los recorridos tenían sus serias dificultades, pero al lado de esta desidia había un servicio a la población, y se decidió retirarlo por uno peor, como si la experiencia de Curitiba se pudiera traspolar sin idiosincracia. A eso le llamamos "estrechez de mira", aunque mejor hubiera sido decir: de lo que no se pueda arreglar, mejor delegar. Alguien hizo un negocio que la población, de acuerdo a cómo funcionen o no las cosas, deberá cobrárselo a quien correponda. Este el caso paradigmático de que es peor el remedio que la enfermedad, o la inutilidad. Bien, como se sabe, el Doctor en Leyes Pablo Bruera no pudo impedir la creación del SUT, porque estaba ocupado intentando ser intendente. Consiguió su objetivo: sigue siendo abogado.

_____________________

** Publicada el 31/07/2005 en www.elpais.com

1 comentario:

Ducke Ballmin dijo...

De eso yo estoy seguro. Yo viví cerca de La Plata por mucho tiempo, más bien por City Bell, está bueno City Bell. Es un lindo lugar. Ahora voy cada tanto, pero tenemos un grupo de whatsapp con mis amigos de ahí. Yo chateo en el laburo desde la pc, se puede descargar whatsapp para pc y usarlo como en el celu.